RESPUESTAS E INTERVENCIONES EN EDUCACIÓN

¿Cómo se educan los niños y los jóvenes de hoy?,  es una  cuestión central que nos invita  a investigar y a revisar nuestras prácticas educativas. Tratamos de encontrar respuestas a este interrogante. Los niños y los jóvenes de hoy nos dan las pistas que necesitamos para estar a la altura de ofrecerles una  educación, teniendo en cuenta que no todo es educable ya que existen las marcas imborrables para cada uno de ellos. Ahí es donde la educación encuentra sus topes, sus límites.

adios-muchachos3

ADIOS MUCHACHOS, 1987, LOUIS MALLE.

La pregunta se repite a lo largo de la historia: ¿cómo es  la vinculación con el saber de los alumnos, hoy?  Las respuestas las buscaremos en la época, no en la nostalgia de los niños y los jóvenes que fuimos.

Los educadores tienen que pensar cómo investir el saber para que sea algo vivo, apetecible, para que despierte el deseo de apropiarse de él, y no saber muerto que nada mueve. Aquí se pone en juego el propio deseo del educador.

El interrogante sigue  abierto a la reflexión. Y el foco puesto en los tres pilares del acto educativo: sujeto de la educación, agente y contenidos culturales.

Partiendo de estos previos  podemos sumergirnos en  la construcción de cada caso particular. Para ello es fundamental introducir la “oferta de la palabra” allí donde hoy en día se le pide al sujeto que se calle. Teniendo en cuenta que “el sujeto es un sujeto indisciplinado, con un goce que se vehicula y que serpentea con sus síntomas”, Philippe Lacadée.

Se trataría  de reintroducir la causalidad psíquica allí donde es habitual que sea eliminada.  ¿Cómo? Trabajando  el caso por caso,  leyendo los síntomas,  analizando  las distintas funciones de los profesionales. Lo que nos permitiría abordar los síntomas, los malestares  que afectan al ámbito educativo, buscando nuevas respuestas.

Teniendo en cuenta lo que dicen los niños, los jóvenes, es decir, rescatando su palabra, dando un estatus a su subjetividad, en definitiva,  dando un lugar al sujeto es posible una intervención-respuesta educativa, y en caso necesario psicológica, acogiendo lo más singular del sujeto.

Acompañaré esta breve exposición teórica con una viñeta sobre intervención psicológica en Educación.

M. alumna de 15 años, ubicada en 2º de la ESO, procedente de Marruecos,  acude al aula de castellano. Desde que empieza el curso roba material escolar a los compañeros,  progresa lenta y dificultosamente en sus estudios; los profesores no están contentos con ella.

La intervención psicológica es requerida, y tras valorar las posibilidades de comunicación con ella en castellano,  la primera sesión se realiza con la ayuda de  un intérprete,  para posteriormente, a través de una “invención” (que escriba en árabe y traduzca, en la medida de sus posibilidades,  al castellano su escrito), poder iniciar un trabajo con ella. Su escritura en árabe, fluida, ágil, es objeto de  reconocimiento: “tú tienes: producciones valiosas en las sesiones”. Cuando lo que ella tiene, “vale” algo, puede dejar de robar. No le hace  falta robar, porque ya no se siente en falta.   Ahora depende  de ella el que siga estudiando, aprendiendo castellano.  Su vinculación con el aprendizaje del árabe, nos da un índice muy esperanzador de su deseo de aprender. Posteriormente  dirá: “yo quiero ser médico”.  La respuesta: “Te ayudamos para que puedas seguir estudiando”.

La intervención iría en el sentido de: escuchar al sujeto, y darle la palabra para poder discernir la dificultad que le impide ocupar el lugar de alumno. Partiendo de la idea previa de que hay algo que está generando un sufrimiento psíquico al que hay que prestar atención, y de que sus manifestaciones son tan variadas como alumnos tenemos.

No todo se soluciona aplicando las normas, el para todos. La educación es fructífera cuando anuda deseo y trabajo, y queda afectada cuando por algún motivo se produce un desanudamiento, un desencuentro. En esos casos es necesaria la intervención del profesional-es que acompañan a los alumnos.

Ana Zabala

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Acompañamiento social, Adolescencias, Colaboraciones, Educación y etiquetada , , , . Guarda el enlace permanente.

3 respuestas a RESPUESTAS E INTERVENCIONES EN EDUCACIÓN

  1. interabide dijo:

    Excelente artículo de nuestra compañera Ana Zabala. Allí donde la Educación encuentra sus límites, sus topes, su agujero. Como diría Graciela Frigerio, hay educadores que desafían las profecías del fracaso. Un cordial saludo.

  2. Jorge Lastra dijo:

    El deseo del educador para por estar en falta para poder escuchar y dar la palabra .Estupendo artículo que la viñeta nos remarca esta orientación de guiarnos por lo singular de cada uno.
    Muchas gracias Ana Zabala y a Interabide por acercarnos estas prácticas.

    • interabide dijo:

      Una buena “guía” la que nos sugiere Ana. Una buena orientación para dar un lugar a estos niños. Con escritos como estos podemos ver y aprender cómo funciona la institución educativa, asi como la manera en la que los profesionales bien orientados y con deseo pueden atender los casos de una manera cuidadosa, trabajando en red: en los intersticios de la función educativa y la atención al caso concreto.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s