EL TRABAJO INTERDISCIPLINAR: UNA MIRADA AMPLIA SOBRE EL SUJETO.

Nuestra época tiene el rasgo de la fragmentación.

Es en este sentido que cada disciplina se ocupa de una parte, fragmentada, de la realidad.

Oso decapitado

Así como en la medicina existen las diferentes especialidades que atienden a las diversas partes del cuerpo, en las profesiones sociales debemos ser capaces de sostener una mirada que pueda acoger los diferentes saberes, fragmentados, que versan sobre el cuerpo social.

En la atención social es muy habitual que los profesionales manifiesten la necesidad puntual de coordinarse entre servicios de Salud Mental, Centros educativos o Servicios Sociales en atención a un caso común, por el contrario, formalizar este trabajo en red y hacerlo de manera productiva y continuada se nos antoja más complicado.

El nacimiento de las múltiples disciplinas, que hoy conocemos, se remonta a 1637 con la publicación del Discurso del método, obra clásica de René Descartes.

Este proceso de fragmentación del saber se ve reafirmado con la formación y la especialización de las universidades modernas, hasta tal punto que fue necesario, a partir de la Segunda Guerra Mundial, dar paso a la multiplicación de relaciones de cooperación y de coordinación en diversas áreas, económicas, políticas, sociales, sanitarias o culturales.

El paradigma interdisciplinar trata de articular las partes y el todo sin renunciar a la doble perspectiva que comporta.

Es por esto necesario generar espacios capaces de acoger los diversos saberes fragmentados que intervienen en la atención social, y donde cada uno de ellos pueda tener su lugar, su espacio.

El trabajo inter-disciplinas exige, por tanto, la consideración de que no existe un saber que sea más que otro. En las ciencias sociales no nos interesa un saber total, en el sentido de totalitario.

Sino que de lo que se trata es de poder pensar juntos, cada uno desde su lugar, en una suerte de dispositivo de trabajo no-totalitario donde las diferentes disciplinas puedan articularse dando cuenta de su conocimiento parcial y de sus límites. Y donde cada una de ellas pueda aportar su saber particular sobre el sujeto.

Pero este tipo de dispositivo inter-disciplinario solo puede darse con la condición de sostener una posición de no saber que oriente la conversación y que nos permita poner en el centro de la misma los interrogantes sobre el caso, la persona.

Nos corresponde a nosotros y nosotras, a todos aquellos que nos dedicamos a la atención social, pensar en las nuevas maneras de poder articular espacios de conversación interdisciplinar desde los servicios en los que desarrollamos nuestro trabajo. Una tarea complicada pero necesaria: especialmente, en estos tiempos de fragmentación…

INTERABIDE ASOCIACIÓN EDUCATIVA

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Educación Social, INTERABIDE, Interdisciplinar, Metodologías, Trabajo en Red y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s